domingo, 24 de mayo de 2009

Los asuntos

(Es hora de hablar paja)

Los asuntos no son tan importantes.

Pero lo que sí es importante es estar comiendo con los amigos de rigor otra vez en El Tunco, pedir algo para tomar mientras se vigila de reojo a la gente que camina por la playa, reírse, cambiar de temas como cambia la brisa, hablar debilidades. Después hay que caminar meláncolicamente por la playa y recoger tonteras para darle valor sentimental a la salida, jugar a que las olas no lo alcancen a uno, mojarse los zapatos con agua salada y enojarse.

A uno se le olvidan los asuntos estando rodeado de tanta arena y agua.

Y mientras uno camina para regresar, sin querer regresar, se queda viendo la piedra chueca que tiene enfrente. La piedra no tiene forma de nada y el chiste es decirle un nombre que no le corresponde. La piedra, como no habla, no puede defenderse, y como es tunco, nunca ha podido ver el cielo, aunque nada se lo impida.

-Vos no sos tunco, sos piedra lisa de abajo, hoyuda de en medio y filosa de arriba-dice uno mientras toca la piedra-.

Y tal cual santería, o embrujo, la piedra tiembla después de pronunciado el conjuro inconsciente y comienza a levantarse hacia el cielo, con uno encima; los amigos pueden ver al tunco majestuoso que estaba enterrado bajo la arena con cara de lástima, porque los tuncos no ven el cielo aunque se vayan al cielo. Se despiden de uno.

Y cuando se suben al carro para regresar a la ciudad ya no recuerdan al amigo que dejaron. Al final los asuntos no son tan importantes como uno piensa, ni memorables.

* Se suponía que este iba a ser un post normal, pero desde que fui a misa hoy en la mañana no pude dejar de pensar en la ambiguedad de la palabra asunto.
** Yo no le encuentro forma de tunco a la bendita piedra, a saber por qué le dicen así.
*** Adaptado a la celebración del cumpleaños de Mons.

4 comentarios:

Nadie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nadie dijo...

Chuladepost, mialma.
En demasía me ha gustado, le digo.
Directamente.

Elena dijo...

Mire, yo tampoco le hallo talle de tunco, o bueno un poquito no sé.

Vamos en junio de nuevo al tunco, al cumple de Malvado Jeans y Ruru -Raúl, pues-. Me urge de nuevo la playa.
Y gracias por adaptar mi cumpleaños.

Anti-Raúl dijo...

Vamos al Puerco y le ponemos un tapaboca gigante!!! Y si, me ha gustado el post. Y ya me dejáste pensando sobre la palabra asunto...
Saludos, Doppel.